Servicios

Sectores

Nuestro equipo

Sala de Lectura

Sala de Lectura

17 de abril de 2021

“Imaginar ser como Ally McBeal es fácil, pero llevarlo a cabo no”. Nuevo artículo de Davinia Sánchez para Legal Today

¿Te imaginaste siendo como Ally McBeal, pero la realidad te demostró que no era tan sencillo? No eres la única. Nuestra socia Davinia Sánchez De la Cruz escribe para Thomson Reuters – España (Legal Today) sobre este sentimiento, la conciliación y la necesidad del trabajo en equipo para alcanzar el éxito.

Gracias, Legal Today, por conceder el turno de palabra a las mujeres en la nueva sección “Mujeres por Derecho” y contribuir a potenciar su papel en el mundo legal y a favor de la igualdad de género en este sector.

Lee el comienzo del artículo a continuación:

“Cuando estaba en la facultad de Derecho, me imaginaba la vida ideal de una abogada: llegar a la oficina siempre perfecta, con mi maletín en una mano y un café en otra, con tiempo libre para ir al teatro y eventos, un escritorio ordenado, una oficina con vistas al parque más grande de la ciudad, y por su puesto un gran sueldo. Porque, ¿quién no se ha creído que llegaría a ser Elle Woods, Diane Lockhart, Jessica Pearson o, más de mi época, Ally Mcbeal? En ese momento, nadie me habló de que, para llegar ahí, había que pasar por jornadas laborales de mucho menos glamour, noches de trabajo después de acostar a mis tres hijos, y ojeras. Muchas ojeras.

Imaginar ser como Elle, Diane o Jessica es fácil, pero llevarlo a cabo no. Todas sabemos que alcanzar el éxito exige esfuerzo y sacrificio, pero nadie te explica cuánto esfuerzo y sacrificio una debe invertir. Lo que no te cuentan en la facultad es que, por ser mujer, te van a juzgar más y, por ende, vas a tener que demostrar continuamente que no solo puedes, sino que te mereces estar ahí pese a, como es mi caso, tener tres hijos, un marido, amigos, familia, varios hobbies… Con contadas excepciones, las mujeres en el mundo legal debemos prepararnos para una dura carrera de fondo si queremos llegar al éxito.

Y esa carrera supone tener que “estar constantemente ahí”, presente en las reuniones fuera de horario, con el teléfono disponible fines de semana, acudir a comidas/cenas de trabajo que no siempre apetecen… supone, al menos en apariencia, un choque frontal con esa palabra maravillosa que tanto me gusta: conciliar.”

Continúa leyendo aquí.

Suscríbete a nuestra Newsletter

Sabemos que recibes miles de newsletters. Por eso solo te enviaremos cosas que de verdad sean interesantes. ¡Prometido!

¡Todo listo! ¡Gracias por suscribirte!